PLANEAMIENTO URBANO

IMG-20200316-WA0065

El planeamiento urbano, también conocido como panificación urbana, es el uso del suelo con el dominio de instrumentos técnicos regulados para darle el mejor uso al suelo ya sea para su transformación o conservación.

Planeamiento urbano
Esta tiene una relación estrecha con la geografía, la arquitectura y la ingeniería civil las cuales van integradas con la infraestructura y sistemas urbanos. Para el uso de la misma se deberá tener el dominio físico socio económico de la geografía, demografía, economía y algunas otras disciplinas las cuales la hace parte de la profesión urbanista, la cual es generalmente de pleno dominio de arquitectos, geógrafos, ingenieros civiles y otras carreras afines.

El urbanismo va de la mano con herramientas que logran el mejor desenvolvimiento los cuales se concretan en los Planes urbanísticos, es la gestión y una organización político-administrativa. La preocupación del planeamiento urbano por el consumo desmedido de suelo no es nueva. Desde sus orígenes, una de sus preocupaciones centrales ha sido la conducción del crecimiento por medio del control de la forma urbana, la intensidad y/o la densidad de la urbanización, así como la preservación de áreas rurales productivas, sensibles o estratégicas (Chapin, 2012).

En muchas partes del mundo, sobre todo aquéllos países densamente poblados han crecido horizontalmente en forma excesiva la cual tiene repercusiones en la calidad de vida y el medio ambiente. Lo que países altamente desarrollados tienen una tendencia de planeamiento más inteligente llamada crecimiento inteligente (Smart growth), también conocida como “Ciudad Compacta” la cual se inició a partir de los años 60, para ello se realiza un estudio completo de los aspectos físicos, económicos y socio culturales de cada lugar o región antes de diseñar el plan.

En el Perú como en muchas naciones Latino Americanas el desarrollo urbano se ha visto afectado desde los órganos de gobierno, obstáculos financieros, desastres naturales entre otros, por lo que los planes no han encajado, dándose como resultado la expansión horizontal a partir de los años 1990.

Durante esa década entró en apogeo las inversiones extranjeras, trayendo como consecuencia inversiones nacionales y foráneas, generando así confianza y suficientes beneficios a los inversionistas, la cual trajo como consecuencia el apogeo del mercado de bienes raíces, dando inicio a las inversiones del sector privado siendo tendencia el crecimiento inmobiliario en América Latina y sobre todo en Lima, la cual se considera más ordenada que muchas ciudades latinoamericanas. Claro que hubo un modelo a seguir y fue la política de vivienda chilena, la cual revolucionó nuestra ciudad limeña.

Entre 1986 y el 2002, De Soto impulsó la idea de apoyar a los asentamientos humanos, ya que ellos no eran asequibles a prestamos importantes, por lo que se estableció el programa COFOPRI, la cual tuvo resultados en la clase media, más no en los sectores pobres donde los recursos son más limitados.

Nace de allí el nuevo contexto político económico la cual fue en crecimiento gradual hacia la gobernabilidad dando un giro de un planeamiento normativo a uno estratégico la cual impulsa la influencia del mercado sobre el desarrollo urbano, estas dan como resultado al estado como facilitador, el ciudadano como cliente y las propiedades como producto.

La planificación urbana está a cargo de las municipalidades o gobiernos locales, la cual abarca desde asignar el uso del suelo, mejora de la calidad de vida, considerando muy importantes los datos catastrales tomando en cuenta centros históricos, centros comerciales, etc., tomando en cuenta la formulación de normas de urbanismo, conociendo y designando donde construir los diferentes tipos de edificación. Un aspecto importante es la identificación de límites con los demás municipios, las urbanizaciones las cuales son espacios más pequeños que las municipalidades, esta información la provee el catastro urbano, en la cual incluye, el diseño, la ejecución urbanística, conocimiento de la capacidad económica de los ciudadanos quienes habitan dentro de los límites territoriales, las cuales pueden ser, vivienda, educación, salud, etc., así mismo dar una información exacta de la existencia de las mismas como, cantidad y ubicación, esta exacta información fortalece la gestión municipal.

El catastro urbano es la herramienta de información que ayuda y orienta al desarrollo urbano metropolitano, siendo de esta manera de vital importancia de que cada distrito maneje similitud en el aspecto catastral, todos los distrititos de una gran ciudad deberían ir concatenados solo así se lograría una ciudad moderna, ordenada, con una visión y manejo integral.

Los informes precisos de catastro nos ayudan a conocer, áreas de pobreza, focalización de la delincuencia, la cual es un instrumento de prevención a la policía, contribuyendo de esta manera a la seguridad ciudadana, conocer áreas especificas para el crecimiento urbano evitando las invasiones y garantizando la protección ambiental. Ubicación de zonas de alto riesgo permitiendo la prevención ante los fenómenos naturales.
Hay diversas formas de crecimiento urbano:

Parcelación : división simultanea o sucesiva de terrenos en dos o más nuevas parcelas independientes. (Wikipedia)
Urbanización : es un conjunto de viviendas situadas generalmente en un antiguo medio rural junto a otras poblaciones. En México, El Salvador y Honduras se denominan colonias. (Wikipedia)
Edificación : Nombre genérico con que se designa cualquier construcción de grandes dimensiones fabricada con piedra o materiales resistentes y que está destinada a servir de espacio para el desarrollo de una actividad humana. (Wikipedia)

Sintesis
Una sinopsis de lo expuesto recordando que el planeamiento urbano debe cuidar en:
Un planeamiento que sea real ante los problemas urbanos, así como de las tendencias y formas de resolver esos problemas.
Un planeamiento que sea real a las experiencias históricas, sabiendo que la experiencia nos hace mejores y nos conlleva al progreso.
Un planeamiento enfocado y orientado hacia la creatividad, pero ordenado.
Un planeamiento que demuestre el principio de solidaridad con el propósito de lograr un balance social, económico y jurisdiccional, que vayan más allá de un interés personal o circunstancial.
Un planeamiento claro y fácil de demostrar.
Un planeamiento que sea viable y apto para las variantes posibles.
Un planeamiento deberá ser ejecutado con celeridad, complementados con estrategias que sean claves dirigidos a lograr los objetivos planeados.

Daniel López A.
Alumno SPBR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *