ARQUITECTURA DE INTERIORES, ¿CON O SIN ARQUITECTO?

BLOG

 

BLOG

 

Cuando decidirnos construir una casa, es común pensar que sale más económico ahorrarse el costo de contratar un profesional, Arquitecto, en este caso. Probablemente algunos de nuestros conocidos y familiares nos comentaran que no contrataron estos servicios y les fue muy bien; habrá quienes nos digan que con la ayuda de un ingeniero o maestro de obra podremos preparar los planos para la construcción y que podemos prescindir de este “gasto superfluo”.

Lo mismo sucede cuando decidimos comprar un departamento ya construido, el vendedor nos indica que éste se encuentra en perfectas condiciones y nos parece innecesario un gasto adicional a la gran lista de pagos que ya estamos realizando.

Sin embargo, querido lector, como bien lo dice el dicho: “Lo barato sale caro”, y en las siguientes líneas le daremos algunas razones por las cuales ese “gasto superfluo” lo puede llevar a ahorrar no solo dinero sino varios dolores de cabeza.

El trabajo de un arquitecto es básicamente mejorar la relación de las personas con su propio entorno, considerando todas sus necesidades. Debe entenderse necesidades de una manera global, es decir, las necesidades estéticas, funcionales, tecnológicas y sociales de los clientes; también considera elementos como el clima, materiales, ubicación, tipo de terreno, entre otros.

Para empezar, cuando se tiene el consejo de un arquitecto, él les brindará asesoría en la compra del terreno. Al elegir el terreno se suelen obviar algunos importantes detalles, los cuales no pasan desapercibidos para el profesional, como son: la orientación y ubicación del mismo, parámetros urbanísticos, retiros normativos, porcentajes de construcción permitidos (definir si este porcentaje es adecuado para las necesidades y preferencias de su familia). Estudiando estas variables le podrá recomendar el terreno que en la relación costos beneficios será más conveniente comprar.

El arquitecto es un profesional que está entrenado para servir de enlace entre las ideas que tiene la familia y la definición de los espacios, sus dimensiones y la relación entre ellos, es por esto que al momento de realizar los planos de distribución, el diseño de un profesional le asegura una buena decisión sobre temas importantes que muchas veces no son tomados en cuenta y los percibimos recién cuando ya estamos consumiendo los espacios, por ejemplo, áreas de circulación muy angostas o muy anchas (perdiendo metros cuadrados de construcción inútil), circulaciones que atraviesan ambientes (cuando el ambiente destinado a sala de TV es una circulación obligatoria y constantemente interrumpimos la visión de los televidentes), mala ubicación de escaleras y/o puertas, habitaciones sobredimensionada, etc. Estos detalles además de no tener buena solución funcional, costará más a la hora de construirlas y se traducirá en molestias cuando tenga que habitar su vivienda.

Generalmente el arquitecto mantiene estrecha coordinación con un equipo de profesionales de las distintas especialidades de ingeniería, como Estructuras, Instalaciones Sanitarias, Instalaciones Eléctricas, Sistemas de Aire acondicionado, entre otros. El arquitecto plantea la ubicación general de los puntos de agua y el sistema de iluminación que lleva el departamento o casa y es en base a ese planteamiento que cada especialista desarrollara su ingeniería, pero finalmente el encargado de realizar una compatibilización entre cada parte del proyecto global es el especialista en arquitectura. No es raro encontrar proyectos donde la distribución fue realizada por un personal empírico y las especialidades por electricistas y/o gasfiteros no profesionales; en obra se encuentran grandes incompatibilidades o interferencias entre tuberías, circulaciones, columnas interrumpiendo puertas, etc., esto significa una gran pérdida económica en re trabajos y retrasos en plazos.

Un riesgo importante tanto en las construcciones como en remodelaciones   y reformas es la desviación del presupuesto debido a los cambios imprevistos o falta de una visión global de un cálculo de costos integrado desde un inicio. Si su proyecto es dirigido por un profesional, este riesgo se minimizará, ya que todo estará planificado de antemano, permitiéndole la elección de materiales, proveedores y acabados con una visión más clara.

Para departamentos y casas ya construidos sucede lo mismo que en el caso de la construcción de estos, el apoyo de un profesional le permitirá tomar mejores decisiones y no arrepentirse de su elección cuando ya se encuentre ocupando su vivienda. En un recorrido por un departamento, el posible propietario, puede no percatarse de errores en el diseño o construcción, por nombrar algunos: ambientes mal dimensionados (ya que muchas veces se visita los ambientes sin muebles y no se tiene una correcta percepción de como quedaran los espacios amoblados), mala ubicación y/o diseño de sus ambientes, iluminación o ventilación deficiente,  errores que son comunes; cuando la compre ya este realizada se darán cuenta de ellos al tratar de ubicar el mobiliario, solo ese momento se lamentarán de no haber contratado un profesional ya que éste en cambio hubiera tomado en cuenta las posibilidades de equipamiento y características del espacio, evitando estas situaciones. También hubiera podido determinar la calidad de la construcción respecto a la inversión que tengan que hacer para comprarla. Adicionalmente les podrá sugerir si realmente vale lo que le están pidiendo como inversión incluso hasta con miras hacia el futuro en posibles refacciones según las necesidades de su familia.

Por todo lo anterior, es de gran importancia contar con los servicios de un arquitecto tanto en el proyecto y construcción de edificaciones, incluso desde la elección del terreno, así como para asesoría en compra y/o remodelación de departamentos o casas ya construidas, significando para el cliente un ahorro de tiempo, dinero y sobre todo preocupaciones y malos ratos.

 

ELABORADO POR CLAUDINE DE SOUZA FERREIRA RUBIO (ALUMNA DE LA SPBR)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *