EJEMPLOS DE FALTAS DE ÉTICA EN LA GESTIÓN INMOBILIARIA

FALTAS-DE-ÉTICA-EN-LA--GESTIÓN-INMOBILIARIA

FALTAS-DE-ÉTICA-EN-LA--GESTIÓN-INMOBILIARIA

 

Este artículo tiene como fin dar ejemplos claros de faltas de ética en la gestión inmobiliaria que se da tanto por parte de agencias inmobiliarias, agentes inmobiliarios o clientes. Con ello queremos mostrar de una forma práctica casos de  transgresión del Código de Ética. A continuación daré una serie de ejemplos:

 

Una falta de ética se da cuando existe una competencia desleal, por ejemplo: Un gerente de una agencia inmobiliaria ordena a sus trabajadores ingresar a laborar por un tiempo determinado, en una agencia que es su competencia directa, con la finalidad de conseguir información clasificada para luego beneficiarse.

 

Otro caso de falta de ética es el obtener clientela cobrando honorarios profesionales inferiores a los establecidos en el mercado (por ejemplos menores al 3%); así como utilizar a terceros para contactar en forma directa a los propietarios de inmuebles.

 

Además se puede considerar como una falta de ética, una situación en la cual dos agentes inmobiliarios no cumplan los acuerdos pactados por ambos, mediante un contrato de intermediación inmobiliaria; o un agente se exprese mal de otro agente, desacreditándolo frente al cliente con tal de que éste contrate sus servicios.

 

Asimismo, se puede suscitar el caso que los mismos clientes de los agentes inmobiliarios cometan faltas de ética, como por ejemplo cuando se nieguen a pagar los honorarios profesionales de los agentes inmobiliarios (se acordó pagar el 3% del valor de la venta del inmueble y al final paga el 1.5%).

Otra transgresión por parte del cliente puede ser ocultar información al agente  o darle información distorsionada, como indicarle que es el único dueño del inmueble  y no indicar que tiene una conviviente quien tendría derechos sobre el mismo.

 

El agente a cargo de una propiedad para evitar el ocultamiento de información sobre  las características del inmueble así como de su situación legal, debe ser un profesional diligente y realizar todas las diligencias legales y administrativas pertinentes al negocio inmobiliario que está gestionando.

 

Muchos agentes inmobiliarios permiten a los propietarios que éstos “intenten engañar” a los compradores. Los precios abusivos y el regateo de precio, es el ejemplo típico. Frases como: “Sabemos que el inmueble está sobrevalorado, pero lo ponemos  a US$ 180,000 para luego rebajarlo si es necesario”.

 

Algunas asociaciones inmobiliarias miran hacia otro lado cuando los promotores inmobiliarios sobrevaloran sus viviendas y utilizan publicidad engañosa por ejemplo al poner la Memoria de Calidades en letra pequeña y en sólo 500 palabras.

 

Es importante tener claro cuáles son los casos de transgresión del código de ética para a partir de ello poder hacer un cambio, ya que muchas veces las reglas de juego se establecen  solo en papel mas no se cumplen por falta de claridad de las mismas.

 

ELABORADO POR VERÓNICA JAIME EGG (ALUMNA DE LA SPBR)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *